Embudos de correo electrónico: desde el primer clic hasta la conversión... y más allá.

¿Cómo te sentirías si me acercara a ti y te gritara

“Compre Mis Cosas”?